Escrito por la presidente de la Comisión de Mujeres Empresarias de la CEM, Lic. Leticia Espinosa, para la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La provincia de Misiones ofrece una propuesta turística sumamente amplia, que va mucho más allá de la imponencia de las cataratas. El turismo rural, con la identidad única de las chacras misioneras, presentan una oportunidad de conectarse con el verde más puro y la tierra colorada.

En días de confinamiento, las ansias de escaparse hacia un destino al aire libre, en contacto con la naturaleza pura, no gastar demasiado dinero y conocer la actividad productiva de las chacras misioneras es una propuesta interesante para todos. En este momento debido a la cuarentena, en la Provincia de Misiones solo se recibe al turista local, el cual está en constante movimiento, beneficiando a los trabajadores del sector del turismo.

Misiones ofrece muchas alternativas para disfrutar solo o en grupo con amigos o la familia. Entre estas se destacan, el senderismo por el monte, tardes de yoga en los cerros, avistaje de aves, trekking, tirolesa y rappel en los saltos, canotaje por los arroyos de la zona, entre otras actividades maravillosas que nos adentran en la selva misionera.

También hay actividades en las granjas, las cuales se trasformaron en un medio de aprendizaje para la “gurisada”. Este término viene del guaraní, deriva de la palabra Gurí, persona que está en edad de niñez.

En las granjas, los gurises pueden ver y alimentar a los animales, ser testigos o participar del ordeñe de las vacas, ver a las gallinas con sus pollitos pasar por delante de sus narices o presenciar la elaboración de panificados en un viejo horno de barro para acompañar el mate cocido de la merienda. Actividades muy diferentes a las que ven cotidianamente en sus ciudades a pocos kilómetros del ámbito rural.

Algunos establecimientos aprovechan sus cultivos de mandioca, cítricos, té o yerba mate para contar historias mientras se recorren las plantaciones. En Misiones abundan los mitos y las leyendas como la del Yasy Yateré, un niño rubio con bastoncito de oro y un silbido particular, que se acerca a los alrededores de la casa o de la cosecha de maíz cuando la gurisada no quiere dormir la siesta. O como la leyenda del Pomberito, un duende al que los hombres de la chacra suelen dejarle ofrendas por la noche como miel, tabaco o caña, para que él los ayude a que los cultivos crezcan en abundancia y además cuidar de los animales de la chacra. No se puede pronunciar su nombre en voz alta o silbar de noche porque esto puede hacerlo enojar, el Pombero no es malo solamente hay que respetarlo.

También están las anécdotas del mensú, el trabajador de las plantaciones de la yerba mate, un término de origen guaraní, que proviene de la palabra española “mensual”, referida a la frecuencia del pago del salario.

Es así que se crearon varios atractivos alrededor de estas leyendas y de los frutos que da nuestra hermosa tierra colorada, tenemos la Ruta del Té y la Ruta de la Yerba Mate, entre otras actividades.

Por otro lado, una parte fundamental para el gozo de los de los visitantes, es la gastronomía regional. En las chacras se disfruta de mermeladas caseras de grosella, mamón, maracuyá, pitangas; o vinagres y licores con frutas del monte, mandarina, guapurú o yabuticaba. Kinotos y zapallos en almíbar. Y en el atardecer bajo el cielo anaranjado, disfrutar de unos ricos mates si hace frío o tereré si hace calor, acompañado de unas chipas cuerito calentitas, un reviro o un rico mbeyú con mucho queso.


Todas estas actividades dejan un ingreso extra a los propietarios de estos pequeños emprendimientos y muchos de ellos, reciben en sus casas. Casas típicas de la zona de madera, frescas, con amplias galerías en el frente.  Se valora mucho el interés de los turistas que se acercan a Misiones en busca de la tranquilidad, provincia que los recibe con un paisaje sin igual entre el colorado de nuestra tierra y el verde de la selva.

El turismo rural en Misiones es toda una experiencia sensorial, empatizando en la piel del productor y de la familia del mismo, conociendo sus actividades, secretos y costumbres.

¡Vengan a visitar mi provincia Misiones, no se van a arrepentir!

Te dejo un consejo: si querés acodarte de los misioneros para siempre, trae zapatillas blancas.

Te espero en la tierra colorada.

Lic. Leticia Espinosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *